La pintura al horno tiene como propósito alcanzar un acabado de las más elevada calidad, consiguiendo así un aspecto visual atractivo y una mayor durabilidad y protección.
Disponible en toda la carta RAL en acabados lisos, texturados y microtexturados.