La pintura se rocía sobre el soporte de modo pulverizado, lo que aporta a la obra una delicadeza similar a la imprenta.